Donde guardo mis ideas

Carlos Coronado Maleno

  • RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkdin
  • AboutMe
  • Google plus

 Son muchos los países que expresan el luto oficial haciendo ondear sus banderas a media asta. Para ello, la bandera no se iza hasta esa posición directamente, sino que se eleva por completo y luego se arría “a media asta”, para que pueda ondear a una distancia del tope equivalente al ancho de la bandera aproximadamente, lo cual no siempre es la mitad de la altura del mástil, aunque la expresión así parezca darlo a entender.

Esta distancia tiene una explicación: es para dejar sitio a una bandera imaginaria que ondeará por encima, la llamada “bandera invisible de la muerte”, una bandera ausente que es la que realmente indica el luto por los caídos.

En algunos países, y especialmente en contextos militares, una bandera a “media asta” debe bajarse exactamente el mismo ancho que tiene la bandera de abajo en su posición normal; y no una distancia menor, para que la “bandera de la muerte” pueda ser fielmente representada por encima.

Así se debe hacer si se quiere ser fiel al protocolo correcto. Sin embargo, con la implantación de grandes banderas en mástiles muy cortos en muchos edificios públicos, la práctica de la bandera “a media asta” se ha desvirtuado mucho, debido a la ignorancia y a la concepción común de que la bandera debe ser colocada en realidad a la mitad de la longitud del mástil.

En muchos de estos casos, sobre todo en banderas de ayuntamientos, los mástiles son inclinados y las banderas no se pueden volar a media asta en mástiles que pasan más de 45 ° de la vertical. En ese caso está aceptado que la bandera pueda ponerse a su tope superior, pero con un crespón negro que indique el luto, que puede ir tanto en el paño como en la punta del soporte.

Lo que no es correcto es hacer ambas cosas a la vez, es decir, izar una bandera a media asta y plantarle encima un crespón negro. Sin embargo, seguiremos viendo muchos ejemplos donde se mezcla todo a la buena de dios y la bandera luce como un trapo colgante en un mástil inclinado, a media asta y con crespón negro, todo incluído.

Pero, aunque la forma de representación está clara, el origen de este método para expresar el luto no lo está tanto.

Algunas versiones apuntan a que proviene de las antiguas guerras navales, cuando las banderas se arriaban de su mástil para indicar la rendición. También lo hacían para honrar al enemigo los ingleses del siglo XVII, que en eso de reconocer a los adversarios valientes son únicos si han salido vencedores, pues ponían la bandera de sus navíos a media asta y lanzaban una salva de honor dedicada a los caídos, cuando pasaban por delante de los puertos que les había costado mucho conquistar.

Aunque la versión más mayoritariamente aceptada afirma que esta bandera simbólica “a media asta” recrea la antigua tradición greco-romana de la señalización de la muerte con una columna rota sobre la tumba de la persona, que signifia que la vida del que allí yace ha sido segada antes de tiempo.

Este tipo de columnas “a media asta” sobre las tumbas significan el final de la vida, la tristeza; por lo general, una existencia truncada. Y también representa la eventual ruina o la descomposición de todos nosotros, de los pilares que nos sustentan.

via : cookingideas.es 

Desarrollador de aplicaciones.
Consultor tecnológico.

Facebook Twitter LinkedIn Google+ Skype  



Política de privacidad

Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Puede leer la política de cookies aquí.

Hemos detectado que estás usando un bloqueador de publicidad. Por favor, considera desactivarlo en esta web. Aunque no es mucho, la publicidad nos ayuda a paliar los gastos de mantener esta web activa. Muchas gracias

No cedemos los datos a terceros, solo lo usamos para enviarte notificaciones cuando publicamos algo nuevo.
No enviamos publicidad.